ROMPIENDO MITOS SOBRE LA CRIANZA DE LOS HIJOS

Rompiendo Mitos Sobre la Crianza de los Hijos
VIA: evangelio

Mitos –estos intrigan, entretienen y, a veces incluso nos causa humor. De la salud y la historia de los deportes y la ciencia, los mitos y los conceptos erróneos parecen encontrar su camino en todos los ámbitos del pensamiento humano y la actividad, incluyendo los padres.

Como cristianos, es probable que descartemos la mayoría de los mitos nos encontramos con padres sin pensarlo dos veces, ¿verdad? Después de todo, somos cristianos, los que miran y dependen de la Palabra de Dios para determinar nuestra realidad, no tópicos mundanos o tradiciones culturales. Si usted está entre aquellos que piensan que sólo los cristianos ignorantes ingenuos y no instruidos caen en sustitutos no bíblicos, cuando se trata de la crianza de los hijos, tal vez será mejor echar un vistazo a nuestra lista.

Aquí están diez de los mitos más comunes frente a los padres cristianos en estos días. Mamá y papá, como usted se esfuerza por criar a sus hijos para la gloria de Dios, tome nota de ellos:


Mito # 1: “Los hijos deben ser la primera prioridad en nuestra familia.”

¿Ha escuchado esto? Según este mito, la familia centrada los hijos es la familia con éxito, por lo que entre mas atención le de a sus hijos, mejor va a resultar. Básicamente, tienes que dar prioridad a tus hijos más que a su cónyuge. No importa que tan piadoso pueda sonar, no es piadosa en absoluto. La Biblia dice que su cónyuge es su prioridad y segundo lugar solamente de Dios. Maridos, entiendan esto… Dios les manda a amar a su esposa como su propio cuerpo (Efesios 5:28). ¿Por qué? Debido a que usted está en una relación de “una sola carne” con esa mujer (Génesis 2:24;. Ef 5:31). No hay tal relación entre padres e hijos, es un nivel diferente de intimidad. Elevar la relación con sus hijos por encima de la relación más íntima que usted tiene con su cónyuge no es positivo en ningún sentido. Es un mito sutil pero peligroso que siempre debilita y, a veces destruye un hogar. Tenga cuidado.

Mito # 2: “Yo debería descansar principalmente sobre la iglesia –en particular el ministerio de niños, para enseñar la Biblia a mis hijos.”

La mayoría de nosotros probablemente negarían creer este mito, pero el cómo vivimos lo dice todo. Padres, evalúen sus hábitos en el hogar. ¿En dónde tiene lugar la mayoría de la instrucción espiritual de sus hijos –de la iglesia o en casa? ¿Quién provee esta instrucción –un líder Awana o usted? No vamos a menospreciar el papel de los ministerios de la enseñanza de su iglesia local. Estamos señalando que la escuela dominical y el grupo de los jóvenes deberían complementar su enseñanza en el hogar, y no reemplazarla. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento asigna a los padres, y no a los pastores, la responsabilidad de enseñar a sus hijos (véase Deuteronomio 6:4-9; Ef 6:4, Col. 3:21).

“El comportamiento de mis hijos es una señal segura del ser padres exitosos.”

Esa declaración dejará de ser un mito con un pequeño ajuste: Su respuesta a la conducta de sus hijos es una señal segura de ser padres exitosos. ¿Ve la diferencia? El comportamiento de su niño esta en su mayoría fuera de su control, su respuesta no lo es. Ninguno de nosotros, especialmente después de los primeros años, podemos controlar el comportamiento de nuestros hijos. Pero usted puede y debe controlar su respuesta a su comportamiento. La simple instrucción de Dios a los padres se encuentra en Efesios 6:4, “criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” Su éxito como padres se relaciona con cómo llevar a cabo fielmente esa tarea, no que tan bien reciben sus hijos la disciplina y la instrucción.

Mito # 4: “El tiempo de calidad con mis hijos es más importante que la cantidad de tiempo.”

Algunos padres utilizan este mito para aliviar su culpa por el pasar muy poco tiempo con sus hijos. Ese no es el modelo bíblico. Cuando Dios instruyó a los padres a impartir Su ley a sus hijos, note de cuánto tiempo esta involucrado: “Estas palabras, que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón. Las repetirás a tus hijos y hablarás de ellas estando en tu casa y cuando andes por el camino y cuando te acuestes y cuando te levantes” (Deuteronomio 6:6,7). Estamos equivocados al pensar que de alguna manera puede programar esos momentos de enseñanza en algunas interacciones de “calidad” dispersas entre la cena y el postre. La fidelidad a la tarea de crianza de los hijos requiere más tiempo que eso. A medida que usted este disponible, usted comenzará a ver cómo muchas oportunidades imprevistas surgen de esos momentos de sentarse, caminar, acostarse y levantarse.

Mito # 5: “Mis hijos me pertenecen.”

Detrás de este mito esta la noción falsa de que, “Mis hijos son de mi propiedad, y es mi derecho a criarlos como mejor me parezca.” Salmo 127:3 dice: “He aquí, los niños son un regalo del Señor.” Incluso la vida en sí es un regalo, ¿no es así? Pero aun le pertenecen a Dios. Ser padres es una mayordomía, y somos administradores de todos los dones de Dios, incluyendo a nuestros hijos. Proveemos cuidado, impartimos instrucción y les enseñamos a temer a Dios, y un día vamos a dar cuenta a Dios por cómo llevamos a cabo nuestra tarea. Los niños pertenecen a Dios.

Mito # 6: “Mi esposa debe asumir la responsabilidad de formar a nuestros niños ya que yo trabajo.”

Maridos, no traslade el llamado de Dios hacia su esposa (Tito 2:4-5, para amarlo a usted y a sus hijos, y cuidar el hogar) en un mito fatal de padres. La instrucción de Dios a su esposa no le exime de la responsabilidad de ser padre. La Escritura presenta la crianza como un esfuerzo colectivo, y también dar diversos mandamientos directamente a vosotros padres –es su responsabilidad de formar a sus hijos (Efesios 6:4, Colosenses 3:21). Es cierto, su esposa pasa más tiempo en casa con los niños mientras trabaja, pero eso no elimina ni disminuye la responsabilidad de unirse a ella, de hecho, de guiarla para llevar su tarea en la crianza de los hijos.

Mito # 7: “Mis hijos no serán capaces de entender las verdades espirituales, hasta que sean mucho más grandes.”

La historia bíblica, la historia humana, y la experiencia común demuestran cómo los niños pequeños pueden comprender la verdad espiritual. ¿Recuerda al profeta Samuel, o al joven rey Josías? La estrecha relación de Samuel con el Señor, comenzó a una edad muy joven (1 Samuel 2:26), y el rey Josías promovió un avivamiento espiritual en Judá cuando era sólo un adolescente (2 Reyes 22:1; 2 Crónicas 34:33). En 1735, durante el Gran Avivamiento de América, Dios salvó a Bartlet Febe, una joven en la congregación de Jonathan Edwards, cuando ella tenía sólo 4 años de edad. Los padres y el pastor por igual examinaron a fondo su comprensión de la verdad evangélica y encontraron pruebas claras de que había nacido de nuevo. El tiempo demostró la autenticidad de su profesión. Una de sus actividades favoritas era ir a la iglesia para escuchar la predicación de su párroco, Jonathan Edwards (y no era teológicamente de peso ligero). No se engañen padres –y ciertamente, no traten de engañar a sus hijos. Ellos son más astutos de lo que piensa.

Mito # 8: “Si yo nalgueo [castigo] a mis hijos, los haré exasperar y los provocaré”.

Lamentablemente, este mito está vivo y bien en muchos hogares cristianos. Se intimida a los padres y arruina a los niños. Contrario a nuestra cultura anti-nalgadas, Proverbios 13:24 dice: “El que retiene su vara odia a su hijo, pero el que lo ama lo corrige con diligencia.” La verdad es que si quiere provocar y echar a perder a sus hijos, sólo seguir protegiéndolos de las dolorosas consecuencias de la desobediencia (Proverbios 29:15). Ningún niño ama las nalgadas, y no nos gusta disciplinarlos tampoco, ¿verdad? Pero el escritor de Hebreos nos dice que los rendimientos de la disciplina da fruto apacible productivo (Hebreos 12:5-11). (Aquí hay algunas otros textos bíblicos para luchar contra este insidioso mito –Prov. 19:18, 22:15, 23:13, 29:17).

Mito # 9: “Nalguear mis hijos es la clave del éxito de la crianza bíblica.”

Para algunos de ustedes, las nalgadas a su hijo parecen más rápido, más fácil y más eficaz que la incesante instrucción del amanecer hasta el anochecer que se pide en Deuteronomio 6:4-9 (ver Mito # 4). Efesios 6 también pide “disciplina”, pero Pablo claramente tiene algo más en mente que las nalgadas. El mandamiento positivo, “criadlos en disciplina y amonestación del Señor” (v. 4), se refiere a la formación sistemática y la instrucción de los hijos. Literalmente, la palabra “instrucción” se podría traducir “poner en la mente.” Como padre, usted quiere difundir el conocimiento de Dios con regularidad y con amor a su hijo bajo la dirección de la Escritura. Esa es la clave para el éxito de la crianza de los hijos. Las nalgadas son sólo una parte de esa gran tarea.

Mito # 10: “Si yo enseño a mis hijos correctamente, Dios promete que al final no se apartaran”.

Es una interpretación popular, y la aplicación de Proverbios 22:06 – “Instruye al niño en el camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.” ¿Cuántas veces has visto a uno de los padres aferrarse a ese versículo en su desesperación, mientras ven cómo los hijos desafiantes renunciando a todo lo que les enseñaron? Algunos hijos se escudan bajo la instrucción amorosa, la oración de sus padres, sólo para avergonzarlos más tarde con un estilo de vida escandaloso. Es desgarrador, ¿no es asi? Pero el proverbio de Salomón no pretende ser una garantía de primer orden de que su hijo finalmente confiara en Cristo y vivirá con rectitud. Salomón simplemente esta diciendo que la formación temprana por lo general mantiene los hábitos de toda la vida. Es un carga el dar cuidado y consistencia a cómo y qué enseñar a sus hijos. Dios promete bendecirnos por una fidelidad en la crianza de los hijos, pero eso no necesariamente significa que nuestros niños se salvarán. They have their own relationship with God to work out. Ellos tienen que ejercer su propia relación con Dios.

Padres, nos gustaría saber de usted. ¿Ha detectado algunos de estos mitos? ¿Ha logrado esquivarlos, o ha tropezado con más de uno?¿Qué otros mitos le gustaría añadir? Háganos saber en el hilo de discusión a continuación.
Tommy Clayton
Content Developer

Traducción: Armando Valdez

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada